Momentos ideales para el cambio de aceite

El cambio de aceite es uno de los mantenimientos fundamentales en cualquier coche, y permitirá tener una buena lubricación en el motor. En caso de que necesites cualquier tipo de repuesto para tu coche, la mejor opción será optar por recambios segunda mano, porque así podrás tener un precio más ajustado y tu coche quedará como nuevo.

Además, al hacer el cambio de aceite de forma oportuna evitarás que se liberen contaminantes al medio ambiente. Por este motivo, he preparado este post, con la finalidad de que sepas exactamente cuándo se debe hacer el cambio de aceite en el coche.

¿Cuándo se debe hacer el cambio de aceite?

Es importante tener en cuenta que, algunos conductores no saben cuándo se debe hacer el cambio de aceite, y los indicadores principales para hacer este mantenimiento son:

Ruidos en el motor

Los ruidos en el motor son un indicador de que algo no marcha bien y que no se tiene una buena lubricación. En todo caso, un aumento de ruidos en el motor puede indicar que se tiene un nivel de aceite demasiado bajo, lo que causará una mayor fricción entre las piezas.

En todo caso, debes asegurarte de llevar el coche al taller inmediatamente cuando se presenten estos ruidos para evitar desgastes innecesarios en el motor.

Kilometraje

Es uno de los indicadores principales a tener en cuenta, en especial porque no en todos los coches se debe cambiar el aceite en el mismo momento. El kilometraje para hacer el cambio está entre los 5.000 y los 30.000 kilómetros dependiendo del año de fabricación y el modelo del coche.

El tipo de lubricante utilizado también puede ser un factor que influya en el momento en que se debe hacer el cambio de aceite. Por este motivo, es importante revisar el manual de funcionamiento del coche para saber cuándo cambiar el aceite.

Cambio de filtros

Los filtros del aceite permitirán mantener la limpieza de todo el aceite que llega al motor, y es indispensable cambiarlos cuando sea necesario. En todos los casos, es vital que se haga el cambio por lo menos cada 12.000 kilómetros.

De esta forma, te asegurarás de que tu coche pueda tener una lubricación correcta y sin que se generen agentes contaminantes. Así, podrás tener unos resultados óptimos en cualquier momento, y conseguirás los resultados deseados, manteniendo tu motor en perfectas condiciones sin que se produzcan daños por la falta de una buena lubricación.