Consejos para conseguir traducciones juradas baratas

Una traducción jurada en España es una traducción firmada y sellada por un traductor oficial. A los traductores oficiales en nuestro país los nombra la Oficina de Lenguas del Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación (MAE). Estos traductores deben pasar un complicado examen que convoca el MAE periódicamente. Hay varios miles de traductores jurados en España, pero se estima que solo ejercen alrededor de un 15%. No obstante, siguen siendo muchos traductores oficiales, especialmente en las lenguas más demandadas, como el inglés, el francés, el portugués o el italiano. Es en estas combinaciones lingüísticas, y no en otras con pocos traductores certificados, como ucraniano, turco o lituano, donde la competencia es mayor y, por tanto, es posible conseguir traducciones juradas baratas, si se siguen estos consejos.

Traducir solo los documentos precisos

Aunque resulte una obviedad, no lo es. Es muy frecuente que los clientes que demandan una traducción oficial traduzcan más documentos que los que necesitan, simplemente por no asegurarse ni consultar en la agencia de traducción jurada ni en el organismo que les ha exigido la traducción jurada.

Encargar solo traducciones juradas cuando sea imprescindible

Es un error común encargar una traducción oficial jurada por la falsa creencia de que estará mejor que una traducción profesional no jurada. El objetivo de una traducción jurada es dar fe de la veracidad de un documento traducido para que dicho documento tenga valor jurídico y pueda sustituir al documento original. Por ejemplo, el gobierno español podría exigir la traducción jurada de un certificado de antecedentes penales de un ciudadano japonés, o la traducción certificada del pasaporte de un ciudadano de Vietnam. Traducir un manual técnico o una página web por un traductor jurado no tiene sentido y, además, suele ser mucho más caro que recurrir a un traductor técnico.

Negociar es la clave para encontrar traducciones juradas baratas

Por último, una vez que tenemos claro que necesitamos una traducción jurada y sabemos exactamente qué tenemos que traducir, debemos comparar precios entre varias agencias de traducción jurada o entre varios traductores jurados oficiales. En esta página pueden consultarse tarifas de traducción jurada orientativas y es un buen punto de partida para conseguir traducciones juradas baratas: https://www.linguavox.es/es/traducciones-legales/traduccion-jurada-oficial/. Sin embargo, no debemos fiarnos únicamente de las tarifas publicadas en las webs de empresas y traductores jurados autónomos. Casi siempre se trata de una orientación y es recomendable enviar los documentos para recibir por escrito un presupuesto gratuito y sin compromiso por nuestra traducción y, a ser posible, pedir que incluya el envío a nuestra casa por mensajero.